Clavícula: un aprendizaje del dolor

el
Clavícula - Sanz, Marta - 978-84-339-9829-3 - Editorial Anagrama
Fuente: anagrama-ed.es

Cuando uno piensa en las literaturas escritas por mujeres, es difícil que no aparezca con rapidez la palabra “cuerpo”. Con ello, acude una serie de estereotipos que actualizan las viejas dicotomías cuerpo / mente en relación con lo femenino / masculino. Clavícula (2017) de Marta Sanz pone en entredicho lo anterior. En esta novela, la frase “escribir con el cuerpo” merece ser complementada con el “sentir corporalmente con la escritura”. Hacia esa exploración multisensorial nos lleva Sanz, de la mano de preguntas anatómicas, médicas e incluso metafísicas.

¿Qué relación puede tener el género novela con el dolor? Sanz intenta dar una respuesta en una narración que se vuelve un ejercicio de escritura a través del cual se intercalan la autobiografía, la crónica, el diario, la autoficción, y otras variantes (incluso un cuento corto). De esta manera, el dolor físico que padece en la clavícula el personaje Marta Sanz, una escritora cerca de los cincuenta años, se vuelve rápidamente una indagación sobre las múltiples experiencias que le acarrea este mal, existente o no. Sea un personaje ficcional o real, la protagonista cuenta cómo debe realizar una serie de trámites médicos particulares, lo cual aun en la actualidad no deja de evidenciar ciertas taras producto de la misoginia y el patriarcado en el ámbito de los tratamientos médicos. Además, la narradora nos invita a pensar en las diferentes facetas de su cotidianidad, pero sobre todo en su figura de escritora reconocida. A lo largo de la historia, vemos que los síntomas que padece se vuelven un punto de partida para una nueva forma de vincularse con las personas y cosas que la rodean, y donde la literatura cobra un papel central.

Sanz muestra que la exploración en el dolor de una zona corporal específica no se rige solamente por el principio de la particularidad, sino que es necesario concebir el cuerpo como totalidad. La mente también está incluida, por supuesto, gracias a los síntomas psicosomáticos. Surgen así las preguntas sobre la normalidad y el sentido de la cura. Pero como si negara la posibilidad de una cura completa, la novela no indaga sobre respuestas precisas, sino que formula preguntas secundarias que se añaden a la interrogante del origen del malestar en el cuerpo.

En medio del abanico de dudas expuestas por la narradora, no deja de destacar la dimensión literaria, lo que vuelve al relato de Sanz un interesante caso de metaficción. Pero a esta compleja incursión narrativa se le superpone la acumulación de elementos líricos y una carencia de estructura argumental, que permiten pensar en un cuestionamiento a la propia naturaleza del género novelesco. Más allá de que esta sea una intención explícita de la autora, es justamente el problema a nivel estructural lo que hace que la secuencia de impactantes imágenes en torno a dolencias y sagaces reflexiones decaiga en cierta monotonía y simple repetición. Esto puede ser visto como parte de la estructura fragmentaria de la novela, pero si por un lado esto apunta a lo que muchos podrían denominar dosis de experimentación, por otra parte, en el nivel más básico de la narración, concretamente cerca al final de la historia, percibo un desorden o caos que resulta confuso.

Si pienso en una forma de describir la escritura de Clavícula, señalaría que es un fructífero ejercicio basado en una trama que se rehace continuamente, y que además de las evidentes alusiones a los distintos niveles de aprendizaje del dolor (desde el íntimo, físico o mental hasta el social, nacional o global, en medio de un escenario neoliberal que crea nuevas patologías, con sus obvias soluciones solo disponibles para el pequeño porcentaje de la población mundial capaz de invertir el dinero necesario), abre también interrogantes sobre los nuevos rumbos que toma el género novelesco en la época actual[1]. Asimismo, como se puede intuir, hay un grado de placer sensorial que muchos lectores podemos encontrar en estas páginas, quizá en especial para quienes convivimos frecuentemente con algunas enfermedades.

Sanz nos recuerda que padecer una dolencia no solo implica sufrir, o en todo caso, que ello no nos impide la capacidad de producir ni deleitarnos: “A mí sin embargo me gustan los libros que me producen orzuelos. Los que abren estigmas en las palmas de las manos. Los que aprietan la garganta y nos cortan la respiración” (87). En esta línea, la novela reafirma que si la naturaleza humana es tan compleja y contradictoria, el cuerpo no lo es menos (el femenino es el mejor ejemplo expuesto en su narración). Por ello, Clavícula nos plantea una importante sugerencia: el dolor y la enfermedad merecen ser reivindicados, no solo para nosotros mismos, sino para una convivencia social más justa.

*

Apostilla pandémica:

Cuando escribí esta reseña tuve dudas si hacerla tomando en cuenta el escenario de la pandemia que vivimos actualmente. Finalmente opté por evitar alusiones directas a este tema, aunque como se puede observar, la novela de Sanz aborda tópicos que adquieren mayor fuerza en el presente inmediato. Leí Clavícula hace unos meses, a fines del 2019, antes de saber todo lo que pasaría. Dejo en manos del lector juzgar la pertinencia de relacionar esta reseña con el escenario actual.


[1] Considero que indirectamente la obra de Sanz aborda este tema. Desde hace un tiempo voy pensando cómo las novelas contemporáneas problematizan la noción de narración en la época actual, sea reafirmándolo, o negándolo (como lo indica hasta cierto punto el estilo de Sanz). Desde luego, esta reflexión merecería ser desarrollada en un ensayo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s